ATE DENUNCIA LA CRITICA SITUACION LABORAL DE ENFERMERIA

   La ausencia de condiciones laborales dignas hacen que la situación de los enfermeros en Entre Ríos “sea delicada, ya que hay sobrecarga horaria, los sueldos son insuficientes, no se entrega ropa de trabajo, faltan insumos y la higiene de los trabajadores se realiza en los mismos espacios que de los pacientes”, denunció la prosecretaria de Finanzas de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) del Consejo Directivo Provincial, María de los Ángeles Berón.

   Los efectores de salud en la provincia “atraviesan por un momento muy complejo ante la falta de presupuesto y de políticas públicas que tiendan a mejorar la calidad de la atención de los habitantes”, denunció a esta Agencia Berón, quien explicó que la falta de recursos en el sistema sanitario se observa en la ausencia de infraestructura adecuada, de materiales de trabajo y, sobre todo, de condiciones laborales dignas para enfermeros, administrativos y médicos.

   En ese sentido, precisó que “el enfermero, quien garantiza la internación, esta sobrecargado de trabajo, de horas, porque el Estado los lleva a un límite laboral al no otorgar francos y a eso se suma los magros salarios que se pagan, por lo que se deben tener dos o tres empleos para sobrevivir, lo que lleva al trabajador a un agotamiento que afecta drásticamente sobre su salud”.

   El Estado “no garantiza condiciones laborales dignas, ya que hay sobre carga de trabajo y a eso se suma la creación de servicios sin aumento de personal; se exige uniforme y no los entrega; no hay acceso a determinados equipamientos para atender casos especiales; y los enfermeros deben utilizar los mismos sanitarios que los pacientes y algunos llegan a trabajar en salas con hasta 50°, donde no hay aire acondicionado”, detalló.

   En ese marco, apuntó que “detrás de un escritorio de las oficinas del Gobierno los funcionarios ven como gastos variables fundamentales que hacen a políticas de salud, ya que los uniformes, la creación de cargos y las condiciones laborales redundan directamente en la atención que reciben los pacientes, ya que detrás del trabajo del enfermero público junto a otros profesionales se está garantizando un derecho, que es el derecho a la salud”.

   Además, remarcó que no existe distinción jerárquica entre los enfermeros de la provincia, lo que genera malestar, ya que “no todos tienen las mismas responsabilidades en cuanto a las zonas de trabajo, ya que la accesibilidad es distinta”.

 

Decisión política y avances normativos

   Ante al duro diagnóstico, la enfermera consideró que “se necesita una decisión política para solucionar los problemas que afectan a los trabajadores enfermeros de toda la provincia, ya que esto no se resolverá con la modificación de la norma, que es un paso importante que se deberá dar con cuidado, ya que hay aspectos que hay que reformar para que no atenten contra los derechos de los trabajadores y, además, ser conscientes que de nada sirve un sistema normativo excelente que luego no se reglamenta y, menos aún, aplica”.

   Sobre el debate de la Ley de enfermería en el Senado, la dirigente de ATE recordó que en el plenario provincial de enfermeros se aprobó un documento que explicita la posición del gremio ante el proyecto aprobado con media sanción en la Cámara Baja

   Tras un debate exhaustivo, “se acordó la nueva Ley debería ser superadora e inclusiva”, dijo la referente, quien remarcó que es el colectivo de enfermeros el que debe y puede jerarquizar la disciplina.

   En ese marco, se acordó exigir que en el proyecto de Ley “se resalte la autonomía de la profesión, como figura en la Ley vigente (9564), deseamos hacer saber que las incumbencias y competencias de enfermería se encuentran escritas en la Ley de Ejercicio Profesional 8899 y su Reglamentación”.

   Berón destacó que el nuevo texto no debe “avalar la precarización laboral a través de las diferentes figuras del personal no permanente, como la que figura en el artículo 8 que menciona la figura de ‘refuerzo’, la cual que no avalamos e insistimos que esto es una forma de precariedad laboral”.  Además, la enfermera subrayó que desde la ATE defienden “la igualdad al ingreso de la carrera y remuneración”.

   Asimismo, insisten en la conformación de un organismo no menor a una Dirección, “al cual se acceda por concurso. De esta manera se asegurará la igualdad de oportunidad a los profesionales de la provincia”, dijo Berón, quien agregó: “El área debe ser dependiente del ministerio de Salud y tendrá a su cargo la organización, planificación y el control de los servicios de enfermería”. Sin embargo, aclaró que para ocupar el cargo de máxima jerarquía “se requiere ser Licenciado en Enfermería, Magister, Especialista o Doctor en Enfermería; ser titular con una antigüedad total no menor a diez años; y no debe poseer antecedentes penales ni procesos administrativos de otra índole; con trayectoria desempeñada en real efectividad en Instituciones del ámbito de salud y niveles de complejidad”. Al respecto aclaró que piden que a ese cargo “se acceda a través de concurso como todo el equipo de profesionales que trabaje en esa área, ya que deben tener una dedicación exclusiva con retención de matrícula, dada la trascendencia de su Rol, por lo que requiere una incompatibilidad de cargos en entidades educativas de la provincia”.

   Además, solicitaron la “anulación de los incisos a y h, ya que el primero atenta contra la Constitución Argentina y el segundo, no figura en el Régimen Jurídico Básico (Ley 9755). Además, limita la posibilidad del ingreso. El creciente aumento de la población y la necesidad de profesionales cada vez más especializados”.

   También, consideran que “es preciso que se tome en cuenta la insalubridad de nuestra profesión y que no quede sujeto a la Reglamentación o al Convenio Colectivo de Trabajo”, y exigen respetar el régimen jubilatorio actual, “ya que somos trabajadores, personas de carne y hueso, que desarrollamos nuestra labora al límite”.

AIM Digital

Deja un comentario