CHARLA DEBATE “NO A LA CUS”

La Asociación Trabajadores del Estado —ATE— de Entre Ríos convoca a participar de la charla debate denominada “NO A LA CUS”, la misma se realizará en la sede gremial sita en Colon Nº 59 de la ciudad de Paraná, el miércoles 11 de octubre desde las 09:00 horas y contará entre otras relevantes presencias la del coordinador del área de Salud del Instituto de Estudios sobre Estado y Participación —IDEP— Daniel Godoy, médico sanitarista doctorado en salud pública.

El panel se enmarca en la campñana nacional “No a la CUS” que imulsa la ATE, por entender que esta iniciativa bajo una “imagen de igualdad de derecho” se apunta a financiar la demanda de salud, en lugar de desde el Estado, aportar recursos económicos al sector público para fortalecerlo. Esto, que a simple vista parece solo un detalle administrativo para cumplir el loable fin de igualdad de derecho y cobertura en salud para todos, abre un enorme nicho de negocio (cerca de 14 millones de personas) para el sector privado, sobre la base del financiamiento desde las cajas de obras sociales provinciales y aportes del Estado. Según el documento de 154/14 de la OPS, el Estado debe ir a un gasto público en salud de por lo menos el 6% del PBI. Según datos del Banco Mundial en la Argentina en los últimos 5 años se ha aportado desde el sector público un 3,011% del PBI en promedio, es decir la mitad.

   Si la preocupación por parte del Estado nacional es el sector más vulnerable de la sociedad por encontrarse desprotegido a causa de las falencias del sistema público de salud, la pregunta que surge es si la adhesión a este esquema de salud implica semejante inversión por parte del Estado, ¿por qué no volcarla a un sistema público de salud que se encuentra totalmente desfinanciado hoy pero ya es gratuito? ¿Cómo hará el Estado para financiar la demanda por un lado y para sostener un sistema de salud pública y a sus trabajadores por otro? ¿Cómo hará un sector público desfinanciado para competir en igualdad de condiciones con el sector privado?

   En nuestra rica historia del sistema de salud y en la historia de otros lugares del mundo como en China de la década del 70, encontramos muchos antecedentes históricos de cómo es posible y eficiente un sistema público de salud que pueda cubrir las necesidades de nuestro pueblo (como lo desarrollado por el Dr. Carrillo) y además poner centro en prevención de la enfermedad y promoción de la salud, APS como la practicaron los médicos descalzos de China y se planteó posteriormente en Alma Ata.

   Indudablemente, las corrientes más liberales no conciben la idea de un sistema público totalmente gratuito, no selectivo y que cubra todos los niveles del sistema de salud, desde APS, hasta alta complejidad. Esto nos lleva a una discusión más de fondo y que se sintetiza en la pregunta: ¿Para quién debe ser gestionado este Estado, para que las grandes mayorías de la sociedad puedan tener acceso al trabajo, educación, salud, deporte, recreación, o para las minorías que obtienen enormes ganancias con estas necesidades?

   Es por ello que reafirmamos nuestro compromiso de seguir peleando por un sistema de salud público, gratuito y de calidad que impulse políticas de Estado que contengan y resuelvan para el conjunto del pueblo tanto en la prevención, como en la atención y cuidado de los trabajadores.

Deja un comentario