HORACIO RIZZI: EL ESTADO REVICTIMIZA A LOS JOVENES EN SITUACION DE VULNERABILIDAD

   El Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf) sigue colapsado, denunciaron los  trabajadores del organismo público. La falta de presupuesto, personal, políticas de contención e infraestructura revictimizan a los niños y jóvenes que ingresan en los programas.

   Desde hace años el Copnaf atraviesa una delicada situación por la falta de políticas de Estado y presupuesto real que permita contener a las víctimas más vulnerables del sistema: los niños y adolescentes.

   El cambio de conducción del organismo había generado expectativas, pero la situación no mejoró, explicó el secretario de Acción Política del Consejo Directivo Provincial de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Horacio Rizzi.

   “No hay políticas reales de contención, hay serios problemas con la droga en los hogares, existe hacinamiento de los chicos, faltan estrategias para realizar un proceso de integración y crecimiento del niño producto de dos variables: presupuesto y decisión política”, aseguró el gremialista.

   Además, explicó que a también “falta personal y condiciones laborales dignas, ya que la realidad es que muchos trabajadores no llegan a jubilarse porque la mayoría fallecen por problemas cerebro vasculares, psiquiátricos o psicológicos”.

 

Violencia, marginalidad y revictimización

   Son, una vez más, los trabajadores quienes salen a defender los derechos que debe garantizar el Estado, ya que el sistema público de contención “es un deber del Gobierno ante situaciones de violencia y vulnerabilidad, producto de un contexto sociopolítico que se exaspera con el brutal ajuste que llevan adelante los gobiernos sobre la clase trabajadora”.

   El panorama no es alentador, ya que a la violencia estructural del capitalismo se suma la violencia institucional del Estado entrerriano, que “no posee estrategias de contención de los chicos, en casi ningún lugar se da la atención que corresponde y se llega al límite”.

    En ese marco, ejemplificó que “no hay tratamientos y los hospedajes representan el paso previo a la cárcel o al cementerio, ya que hay un grave problema con el consumo de estupefacientes y los hogares están siendo vulnerados, ya que no tienen la infraestructura adecuada y sus trabajadores están desalentados para abordar las problemáticas con las que llegan los chicos”. Al respecto, ilustró: “El hogar de Villaguay está lleno de alimañas y por eso se trasladó a los chicos a un polideportivo con un solo baño, en condición de hacinamiento; y en Viale se deriva a los gurises con conflictos en otros hogares y se generan situaciones de violencia”.

 

 Condiciones laborales

   Por otro lado, “los trabajadores viven situaciones de violencia y, a eso se suma, las malas condiciones laborales, ya que no se brindan las herramientas acordes para cumplir su tarea; hay suplentes que no cobran durante ocho meses y los sueldos son insuficientes”, contó.

   “La situación es crítica, ya que los chicos sufren en la calle y sus casas y cuando el Estado interviene los revictimiza, ya que no garantiza el cumplimiento de las Leyes de protección y los derechos del niño”, precisó el referente gremial, quien recordó que el tema fue planteado a la presidenta del Copnaf, Marisa Paira, el 30 de junio cuando se le presentó un petitorio, pero no hubo respuesta de la funcionaria.

Fuente AIM Digital / ATE E.R.

Deja un comentario